¿Qué son las agujetas?

El dolor muscular de aparición tardía (DOMS), comúnmente conocido como "agujetas", se refiere a la microscópica rotura de las microfibras musculares que ocurre cuando el músculo realiza un ejercicio más exigente de lo habitual. Estas roturas suelen ir acompañadas de inflamación muscular y puede ocurrir cuando comienza un nuevo programa de ejercicios, cambia su rutina de ejercicios o aumenta la duración o intensidad de su entrenamiento regular.

¿Qué producen agujetas?

Cuando las personas practican cualquier actividad física o entrenamiento sin estar lo suficientemente preparadas pueden producirse las microrroturas. Es decir, cualquiera puede sufrir de agujetas, incluso aquellos que han estado haciendo ejercicio durante años, incluidos los atletas de élite.

La intensidad de las agujetas depende del tipo de ejercicio realizado. Por ejemplo, si la actividad es ejercicio anaeróbico de alta intensidad y se produce un gasto energético en las reservas musculares, la intensidad suele ser mayor. Algunos ejemplos de estas actividades son body combat, crossfit, just pump...

El dolor es parte de un proceso de adaptación que conduce a una mayor resistencia y fuerza a medida que los músculos se recuperan y desarrollan.

¿Cuánto tiempo duran las agujetas?

Depende del tipo de ejercicio o entrenamiento realizado. Si la intensidad es alta, las microroturas serán más grandes, por lo que aumentará el tiempo de recuperación. Según los expertos, si el dolor es severo, las agujetas deberían desaparecer en tres o cuatro días.

Este tipo de dolor muscular no debe confundirse con ningún tipo de dolor que pueda experimentar durante el ejercicio, como el dolor agudo, repentino y agudo de una lesión, como distensiones o esguinces musculares.

¿Cómo prevenir las agujetas?

Una de las mejores formas de prevenir las agujetas es comenzar gradualmente cualquier plan de actividades nuevo. Sin embargo, una de las mejores formas de prevenir el dolor es comenzar gradualmente cualquier plan de actividades nuevo.

El DOMS puede ser parte normal del ejercicio, pero hay unos pasos que se pueden seguir para reducir el dolor causado por la actividad física:

  1. Calentamiento. Antes de realizar cualquier deporte es fundamental empezar por el calentamiento para activar los músculos y poco a poco incrementar la intensidad de los ejercicios.
  2. Constancia. Hacer ejercicio físico de manera regular, es la mejor manera de evitar las agujetas.
  3. Intensidad. Comience con un nivel moderado de ejercicio y aumente gradualmente la intensidad del ejercicio. No se exceda en los ejercicios físicos. Todos tenemos propias limitaciones y todos deben saber hasta dónde pueden llegar. Si no hace esto y excede el límite superior, es probable que además de causar dolor, también pueda causar lesiones. Debes escuchar a tu cuerpo y ser prudente, lo mejor es suspender el examen en la práctica. Evite hacer cambios fundamentales durante el ejercicio
  4. En THE FITROOM, nuestro entrenador puede ayudarte de forma personalizada con rutinas eficientes y seguras que busquen lograr tus objetivos de acuerdo a tu estado de salud.

  5. La alimentación. En la que se incluyan tanto lácteos, como proteínas o hidratos de carbono, que son particularmente útiles para la recuperación y que hace que las agujetas no sean tan intensas. Además, también conviene tener una buena hidratación.
  6. Estiramientos al final de la sesión. Tan importante como el calentamiento. Los ejercicios de estiramiento serán pasivos, para de esta manera alcanzar gradualmente la longitud habitual de los músculos en reposo.