Hasta hace poco, se creía que el ejercicio era perjudicial para la salud y acortaba la vida, por lo que se recomendaba la terapia de reposo para cualquier alteración en la salud. Esta situación está cambiando debido a la comprensión actual de los efectos negativos de la falta de ejercicio en el cuerpo.
Intenta hacer al menos 150 minutos de ejercicio de intensidad moderada cada semana. Esto puede aumentar la frecuencia cardíaca, como caminar o ir en bicicleta. Incluso participar en actividades de corta duración. También se debe realizar actividades de desarrollo muscular al menos dos días a la semana, como levantar pesas, subir escaleras entre otras.

Las recomendaciones generales de actividad física propuestas por la OMS están elaboradas para toda la población, aunque en algunos grupos de población estas recomendaciones necesitarán ser ajustadas para cada caso en particular.

Jóvenes: Mantenerse físicamente activo durante la infancia y la adolescencia no solo es importante para la salud durante este importante período, sino también para mantener la salud durante toda la vida.

  • 60 minutos diarios
  • Ejercicios aeróbicos
  • Ejercicios de refuerzo óseo-muscular, al menos 3 veces por semana
El inicio y mantenimiento de la actividad física regular en adultos depende de una multitud de variables biológicas y socioculturales que exigen atención a lo largo de la vida.

Adultos:

  • Un mínimo de 150 minutos semanales de actividad física o 75 minutos semanales de actividad aeróbica
  • Para obtener mayores beneficios se incrementará a 300 minutos semanales, o 150 minutos semanales de actividad aeróbica
  • Un mínimo de 2 días para ejercicios de fuerza
    Adultos mayores:
  • Un mínimo de 150 minutos semanales de actividad aeróbica, además si se quiere obtener mayores beneficios se incrementará a 300 minutos semanales.
  • Además, se incluirán 3 o más días de ejercicios para aumentar la coordinación y equilibrio y 2 o más días de trabajos de fuerza.
  • Las políticas de los Estados miembros de la OMS, con el objetivo de aumentar la actividad física, tienen como meta promover:

    1. Transporte activo: moverse caminando y en bici, facilitar la seguridad y la accesibilidad.
    2. Fomentar la actividad física en el trabajo a través de políticas laborales.
    3. Espacios e instalaciones seguros en las escuelas que faciliten la realización de actividades durante el tiempo libre.
    4. Asegurar una educación física de calidad que fomente una vida activa mantenida a lo largo de la vida junto con la oportunidad para todos de hacer deporte en instalaciones deportivas y recreativas.

    Recuerda que cada persona tiene diferentes necesidades y debes encontrar una rutina que se adapte a ti y a tus objetivos. Por lo que es recomendable buscar ayuda profesional en este tipo de entrenamientos, en THE FITROOM, nuestro entrenador Alfonso Zazo puede ayudarte de forma personalizada con rutinas eficientes y seguras que busquen lograr tus objetivos de acuerdo a tu estado de salud.

    Referencias:
    Department of Health and Human Services (sf). 2008 Physical Activity Guidelines for Americans.Washington, DC.
    World Health Organization (2020). WHO guidelines on physical activity and sedentary behaviour.