The Fit Room Gimnasio Tenerife

Acudir a un gimnasio para ejercitarse, mejorar la resistencia y sentirse mejor, es muy común. Sin embargo, podrían ocurrir algunas lesiones por incrementar el ritmo, no hacer una buena postura, entre otros factores.

El ejercicio es una parte importante para cuidar la salud del cuerpo, pero si estás empezando en el mundo fitness es importante conocer cuáles son las lesiones más comunes y cómo prevenirlas.

Lesiones más frecuentes en el gimnasio

El gimnasio es un espacio habilitado para hacer ejercicio físico, pero si no se sabe bien lo que se hace, así como las técnicas de los ejercicios, puede traer algunas consecuencias en el cuerpo.

Algunas lesiones frecuentes, son:

  • Contracturas: estas son ocasionadas por un sobre esfuerzo que se va repitiendo.
  • Lesiones de rodilla: Muchos de los ejercicios que se llevan a cabo en un gimnasio tienen impacto sobre las rodillas. La lesión más común en la rodilla, se llama: Tendinitis rotuliana.
  • Tendinopatías: son patologías que afectan al tendón. Esta lesión aparece cuando se carga mucho peso. El calentamiento ayudará a que los tendones estén más elásticos para soportar los ejercicios.
  • Lumbalgia: es un dolor en la parte baja de la espalda. Puede iniciar como punzadas, pero después puede avanzar hasta ser un dolor crónico.
  • Dolor en la espalda: esto se da al realizar cualquier ejercicio sin la postura adecuada, y hacer mal el movimiento del ejercicio.
  • Rotura de fibras: es ocasionada por un calentamiento deficiente. También por un mal descanso, tensión excesiva, o cargar peso extra. Esta rotura de fibras también se conoce como el “síndrome de la pedrada”, debido a que la rotura se manifiesta, principalmente, con dolor repentino.

¿Cómo prevenir lesiones en un gimnasio?

  • Poco a poco: Si estás iniciando o no en un gimnasio, ir a la carrera solo hará que te lesiones. Por eso, se recomienda ir poco a poco. No hacer un gran esfuerzo una vez se inicia a entrenar. Lo mejor es empezar por lo más sencillo hasta incrementar la dificultad, logrando así, un trabajo progresivo.
  • Tener una buena postura: Todos los ejercicios requieren de técnicas y posturas para que den resultados. Al no
    hacerlos correctamente, te lesionas. La buena postura ayudará a evitar lesiones en las articulaciones.
    Una buena postura se logra manteniendo la espalda recta y hombros derechos. Por supuesto, lo importante es seguir las instrucciones exactas según el ejercicio que se vaya a realizar.
  • Calentamientos y estiramientos: Antes de iniciar con las rutinas de ejercicio, es muy importante el calentamiento de manera adecuada. Con el calentamiento se eleva la temperatura lo que permite una mejor flexibilidad en los músculos, esto los hará menos propensos a sufrir algún tipo de lesión.
  • Adecúa el entrenamiento a tus necesidades: Antes de ir a un gimnasio, es importante planificar y personalizar el tratamiento que se llevará a cabo. Cada ejercicio requiere de técnicas y no todos sirven para todos. Cada entrenamiento debe ser según tu edad, sexo, peso y tus necesidades.
    En este sentido, es muy recomendable contar con un entrenamiento personalizado de la mano de un entrenador, para que pueda diseñarte el plan perfecto.
    En caso de que estés lesionado por haber intentado hacer los ejercicios por tu cuenta si la preparación correcta, no hay problema, el entrenador tomará eso en cuenta con el fin de evitar que tus lesiones se compliquen. Con un entrenador puedes estar tranquilo de los resultados.
  • Mantente hidratado: El agua es el líquido vital para todos los seres vivos en todo momento; y antes y después de un entrenamiento es también muy importante. Muchas personas no beben agua en el gimnasio porque no sienten sed, pero aun así, es necesario beber para mantenerse correctamente hidratado. Al momento de sentir sed, es que ya estás en estado de deshidratación.
    Por supuesto, no se trata de beber agua descontroladamente, en estos casos debe ser de forma lenta y controlada. Se recomienda beber agua cada 10 o 15 minutos, si se está realizando algún ejercicio.
  • Combina ejercicios: Al ejercitarse, es necesario combinar ejercicios que sean de fuerza, con los de estabilidad. Esto quiere decir, combinar pesas, con ejercicios de peso corporal. Esto permite que el cerebro trabaje con diferentes músculos al mismo tiempo. Los ejercicios de peso corporal controlan la estabilidad y mejoran la activación de los músculos para evitar o prevenir lesiones.
  • Descansa: Es importante no exigirle al cuerpo durante los entrenamientos, y por eso, son muy necesarios los descansos entre cada ejercicio. Este descanso debe ser corto, pero es necesario. No se recomienda entrenar más de una hora.
    También se recomienda tomar por lo menos un día de descanso.
  • Ten limites: Es importante no sobreentrenar ni superar el propio ritmo. Tú conoces tu cuerpo y sabes cuáles son tus limitaciones. Detenerse será vital para prevenir lesiones.
  • No utilices masajeadores: Si durante el uso de un masajeador sientes dolor, es importante parar. También si sientes mareos o molestia en algún punto específico. Si el dolor continúa, es importante consultar con un médico.
  • Ropa deportiva y cómoda: Al momento de entrenar en un gimnasio, es importante llevar la ropa correcta que se adecue a los ejercicios que vas a realizar. Se recomienda que sea cómoda, deportiva, transpirable; y por supuesto, no te debes olvidar de los zapatos ideales.

Bodyzone

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Follow us