La mayoría de las tareas domésticas, utilizan el mismo ejercicio físico que el gimnasio para quemar calorías. Con algunos pequeños ajustes, puedes hacer ejercicio en casa, desarrollar tus músculos y quemar más calorías.

Para quemar más calorías mientras limpias la casa, agrega desafíos a tu rutina. En la mayoría de los casos, desafía tu estabilidad y conseguirás definir y mejorar tu core. No sólo obtendrás un tren inferior más potente sino también un cuerpo más estable.

Además, teniendo en cuenta que muchos seguirán teletrabajando por la pandemia del coronavirus, encontrar pequeñas formas de agregar más ejercicio a tu vida, no sólo te lo agradecerá tu mente sino también tu cuerpo.

  1. Mientras aspiras. Al momento de usar la aspiradora podemos mezclar un sinfín de movimientos: caminar, saltar, trotar o hacer splits.
    Los splits son una forma fantástica de fortalecer las piernas y el tronco. Aumentan la estabilidad en los movimientos unilaterales y fortalecen nuestra mecánica de caminar y / o correr.
    • Párate con los pies separados a la altura de los hombros y las manos en las caderas.
    • Da un paso con el pie derecho hacia atrás, aterrizando sobre la parte anterior del pie y manteniendo el talón alejado del suelo.
    • Dobla ambas rodillas a 90 grados, baja hasta que el cuádriceps izquierdo y la tibia derecha estén paralelos al suelo.
    • Realiza el gesto de vuelta y cambia de pierna para luego repetir nuevamente el gesto y seguir aspirando.
  2. Cuando vas a buscar el correo. Tanto como si vives en un edificio como si no, todos recibimos correos. Si vives en un edificio puedes subir y bajar las escaleras, trata de subir los escalones de dos en dos, con la espalda recta y al mismo ritmo, y de apretar los glúteos mientras lo haces siempre y cuando no tengamos ninguna patología diagnosticada o un impedimento físico limitante total o parcialmente.
  3. Mientras limpias las ventanas. No es necesario hacerlo a diario, ya que puede suponer un extra el día que se lleve a cabo, con una equivalencia similar a la de 25 minutos de un circuito de entrenamiento.
  4. Hacer la colada. Esta tarea incluye varias subtareas, como separar la ropa, ponerla en la lavadora y luego colgarla, es un conjunto de actividades que requieren diferentes tareas. Un estudio mostró que lavar la ropa a mano puede implicar un ejercicio similar a caminar, y cada media hora de fregado puede quemar alrededor de 148 kcal obviamente siempre dependiendo de la intensidad y de la persona. Sabemos que usar una lavadora puede solucionar este problema, pero por ejemplo, puedes manipular prendas más delicadas a mano, las mantendrás en perfecto estado y mantendrás tus brazos en buen estado.
  5. Planchar la ropa. El siguiente paso después de lavar y secar la ropa es plancharla. Reducir la ropa arrugada que se amontona en los rincones puede ser una buena forma de hacer ejercicio, puedes quemar una buena cantidad de kcal en una hora.

Referencias
Frazier, R (2020) 9 Ways to Make Your Chores More Like a Cardio Workout. LiveStrong.